Guillermo Morón. Microhistorias.


moron2.jpg

  • Caracas, Fundación para la Cultura Urbana, 2006.

Autor de una sólida y reconocida obra, Guillermo Morón vuelve por sus fueros y nos ofrece este legajo de papeles escritos a finales de la década de los setenta y que tienen como centro eso que el propio autor clasifica como microhistoria, la pequeña crónica puntual que se pasea por el detalle doméstico, por la historia de las regiones o por los hombres de pequeña o gran nombradía en ese lienzo enorme que es la historia nacional. En fin de cuentas, son los pequeños detalles lo que hacen humana y significativa esa acumulación de fechas, nombres y batallas en que se ha resumido nuestra historia patria desde los cronistas hasta el presente. Morón en este libro sabe eludir el riesgo de la escritura aburrida en que puede convertirse cualquier texto que hable de historia, para beneficio de los lectores. En este caso en particular, Morón contribuye además con la sensatez al echar el cuento desde el principio mismo de nuestra nacionalidad y proponernos que una historia de Venezuela no comienza (como siempre ha intentado hacerlo todo proyecto excluyente) con la heroicidad de la gesta independentista, que suele arrancar en 1810 y concluir en 1821, sino que nuestra historia debe tomar en cuenta la Conquista y la Colonia. En fin de cuentas, muchos de nuestros próceres eran blancos criollos, con añejas conexiones con la aristocracia peninsular. En fin de cuentas, venimos de allí, de eso que algunos autores llaman el exilio europeo. Nos guste o no, eso es otra discusión.

Ciento sesenta y tres textos, muchos de ellos sin llegar a una cuartilla, ofrece al lector la posibilidad de leerlos independientemente o por partes, pues han sido ordenados de manera cronológica según los temas. El arribo de los europeos, la Conquista, la fundación de muchas poblaciones, la Colonia, los complicados hechos de la Guerra de Independencia, la Guerra Federal, la llegada de los andinos al poder, las primeras décadas del siglo XX. Todo ello en una prosa que sabe jugar con el humor y la ironía y que hace constantes referencias al presente.

En este libro se recuerda el comercio espiritual y escritural del cronista franciscano Fray Pedro Simón con la Venezuela del siglo XVII por vía de su libro Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales, que bien merece una reedición. Se recuerda el inicio del célebre se acata pero nos e cumple, de tan inveterada tradición institucional y que ha hecho de nuestras leyes meros ejercicios retóricos. Pero sobre todo, se nos recuerda el inicio de varias instituciones durante la Colonia: la unidad económica, militar, política y administrativa de la Provincia de Venezuela por iniciativa de Carlos III; la creación de nuestra universidad en 1721 (o 1683, según se mire). Libro fascinante y de agradable lectura, que puede darnos pistas para continuar profundizando en nuestra vertiginosa y tempestuosa historia provincial. Sólo lamentamos la errata de la página 44, pues Andrés Bello se fue del país en 1810 y no en 1820, como se indica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s