No tengo una visión complaciente. Entrevista diario Primicia, Ciudad Bolívar


El poeta Harry Almela conquistó al jurado de la I Bienal de Poesía Abraham Salloum Bitar con su poemario Contrapastoral.
Mawarí Basanta Mota

Pulsar el país por los caminos de la poesía para encontrarse con palabras como crisis, colectivo, social y dos más que apunta el poeta Harry Almela: sombra terrible.
Su libro de poemas Contrapastoral que tiene en su interior noventa textos, ganó con los votos de Alberto Hernández y Francisco Arévalo, la I Bienal de Poesía Abraham Salloum Bitar.
El poeta habló sobre la esencia de un poemario que huele y siente el país de cerca.

Foto: Vasco Sznetar

Foto: Vasco Szinetar

Puramente subjetivo
¿Por qué el título Contrapastoral?
-La pastoral es un género literario que nos llega de la antigüedad y son esos cantos donde se alaba la vida del campo, la vida idílica, de esa cosas puras (…) y la contrapastoral es lo contrario, escribir acerca de lo terrible, ir contra esa visión del paraíso. Por eso el título del libro.
–  ¿Por dónde camina el poemario?
– Es un libro que intenta hablar acerca de la situación del país y de la situación personal de vivir en un país como el actual.
¿Cómo se escribe el país en poesía?
– Ninguna obra poética está exenta de la realidad que nos circunda. Uno intenta entender las cosas que pasan históricamente en el país y convertir eso en un lenguaje que esté a tono con las cosas que pasan, el dolor, la preocupación, lo terrible en un país como el actual. También hay mucho de historia personal.
Habla de lo personal, ¿en su obra no siempre está implícito?
– Sí, por supuesto y también lo que le rodea a uno, lo social, lo colectivo. No es que uno habla de uno mismo. Uno habla de cómo cree que va el mundo, pero no es una percepción de lo puramente subjetivo.
¿Cómo le llegó el tema de Contrapastoral? ¿Quería escribir sobre la situación del país?
– Llevo trabajando este asunto desde hace tres o cuatros libros atrás. Vengo con esta cosa sobre el país y sobre la historia del país desde hace ya, por lo menos cuatro o cinco libros, es una constante (…) El poeta no es un ser especial. Uno hace mercado, sale a la calle, el país uno lo padece todos los días.

Engarzados en una burbuja
Comentó que Contrapastoral es un libro largo. ¿Por qué? ¿Por cómo percibe la situación del país?
– Digamos que uno abre el grifo y llega hasta donde llega el agua (…) yo creo que más que escribir sobre el país, hay que pensar el país, hay que volver a las lecturas de nuestra historia y de nuestra cultura y dejar escrito lo que uno supone que debe escribir. Pero más importante es proponer una lectura del país.
Hablas de crisis, ¿crees que la poesía ayuda a digerirla?
– La lectura puede tratar de ayudar a comprender qué es lo que está pasando, qué nos está pasando, sobre todo con la historia civil, e insisto mucho en eso. Esa vaina militar realmente es un fastidio.
– ¿Crees que tu libro se venderá en las Librerías del Sur?
– Bueno no lo sé, quizás tampoco en las del Norte (Risas). Porque creo que no hay una visión complaciente del país. Nosotros hemos vivido mucho tiempo engarzados en una burbuja.
Al leer otra vez tu poemario ¿qué palabras te quedan al describir Venezuela?
– Yo creo que hay una sombra terrible que no terminamos de reconocer. Hemos vivido siempre deslumbrados por la luz y hay una parte de nosotros en la historia que es sombra y esa sombra nos da miedo, nos da temor.
¿No temes escribir a futuro sobre una crisis social como si fuera algo cotidiano?
– No, porque tengo por seguro que, cuando salgamos de esto, voy a seguir escribiendo sobre esta cosa terrible que está ocurriendo, porque lo que está ocurriendo por arriba es lo circunstancial. Pero de la Venezuela profunda, oculta, terrible, seguiremos hablando durante mucho tiempo.
¿Cuáles sentimientos tienes por ganar la Bienal?
– Ninguno en particular. Claro, uno agradece y sería muy estúpido decir que uno no se lo esperaba, porque si mandas para un concurso es porque deseas reconocimiento (…) Pero normalito, eso no cambia para nada el sentido de la vida. No es el primer premio que gano y no será el último o a lo mejor es el último y no lo sé y no me importa, en verdad. Mi único trabajo es seguir escribiendo y tratar de leer al país.

Anuncios

2 Respuestas a “No tengo una visión complaciente. Entrevista diario Primicia, Ciudad Bolívar

  1. Muy buena entrevista Harry, espero tener pronto en mis manos ese trabajo. Adelante hermano, escribe que algo queda. Felicidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s