Preguntas para Pensar la Transición (V)


fotovasco

Preguntas para Pensar la Transición (V)
Responde Harry Almela

Me preocupa la frecuencia con la que oigo la frase cuando éramos felices y no lo sabíamos, evidencia de una impúdica y hasta grosera banalización de lo que nos sucede.

En la quinta entrega de esta serie sobre las perspectivas ante la crisis, Harry Almela responde a nuestro cuestionario. Almela (1953) es poeta, narrador y ensayista.

Nelson Rivera El Nacional
23 de junio 2016 – 12:01 am

—Queremos comenzar por su visión del actual estado de cosas en Venezuela. ¿Qué ve, qué siente, qué le resulta inquietante?
—Al momento de responder esta pregunta, estoy convencido de que la transición se ha iniciado, aunque con una dinámica imposible de controlar y cuyo final es inefable. Y básicamente, me preocupa que los tiempos institucionales (posible referéndum, aplicación de la Carta Democrática, el probable y anunciado diálogo) nada tienen qué ver con los tiempos de la calle. Ya Caracas sufre lo que en provincia nos sucede desde hace ya demasiados meses. Una salida democrática, electoral, pacífica y constitucional no será posible a menos que también incluya la negociación. ¿Quién asumirá ante la justicia –tarde o temprano– la responsabilidad de los hechos de corrupción, del narcotráfico, de las violaciones a los derechos humanos y a la Constitución? Allí está el núcleo duro de la salida pacífica. Mientras exista esa resistencia, el riesgo a una salida violenta –revuelta popular o golpe militar– acecha minuto a minuto.

—Un tema, cada vez más presente en las preocupaciones venezolanas, es la cuestión de la violencia y el modo en que viene ocupando espacios en la sociedad. ¿Venezuela tiene posibilidad de realizar un cambio político sin recurrir a la violencia?
—Pareciera que vamos no hacia una solución, sino más bien hacia un desenlace. Los elementos menos radicales del Poder están llamados a negociar. Mientras no suceda tal evento, a mediano plazo se está construyendo el camino más corto hacia la violencia callejera y militar. Toda dictadura sale del Poder por vía de la negociación o por vía militar. Pinochet cede, no ante el voto en aquella consulta, sino por la negativa del resto de la Junta de Gobierno a acompañarlo en el desconocimiento de los resultados. En todo caso, la histórica participación de los militares venezolanos en momentos de cambio de régimen, es un punto a considerar, con el riesgo de violencia que eso significa.

—De forma recurrente, hay personas que se preguntan si la sociedad venezolana ha aprendido algunas lecciones de los padecimientos de estos últimos años. ¿Hemos aprendido o todavía podríamos ser una sociedad frágil ante la tentación populista?
Sigue leyendo

Anuncios