Un juego toma forma desde la poesía de Harry Almela. Entrevista (DIARIO EL UNIVERSAL)

El escritor presenta su más reciente libro, “Instrucciones para armar el meccano”

almelaentrevista.jpg

Almela reta a los lectores a ir más allá de sus poemas

(foto:Nicola Rocco)

Diario El Universal, Caracas, 21/11/06

Dubraska Falcón

El escritor y poeta Harry Almela decidió retar a los lectores. Para quienes acepten el reto tendrán que buscar las pistas en su libro Instrucciones para armar el meccano. Un texto poético que aspira a poner un espejo ante los ojos de cada uno de los lectores que se atrevan a abrir sus páginas.

“La idea es que reconozcan lo que hay detrás de cada letra, cada frase y cada verso. Sólo quiero que se reconozcan. Si lo hacen está bien. Si no lo hacen también está bien”, explica Almela.

Todo el libro es un transitar constante por un juego. A veces se convierte en una burla. Pero al adentrarse en cada hoja el juego se pone cada vez más serio. Para Harry Almela así, sin más, es la poesía.

“Yo no pretendo ser original. Ese no es el rasgo distintivo de la poesía. No es suficiente ni es necesario. Por eso me burlo y asumo la literatura como un juego”, dice.

Así es. Allí, en ese juego que se traduce en letras, se encuentran poemas familiares. Poemas que sólo unos pocos entenderán. Poemas con ciertas pistas para armar el meccano. Poemas de su propia pluma. Poemas de otras plumas.

“El juego es muy sencillo: sólo quiero plasmar la reconstrucción de la vida en términos literarios”, comenta Almela quien prefiere el rol del buen lector a la posición del buen escritor.

De nuevo vuelve al juego. A la burla. Juega con los poemas románticos, pues “por debajo de cada verso hay una burla a la poesía romántica”, acota Almela, quien no sabe si con la situación que tiene actualmente el mundo es muy fácil o muy difícil ser romántico. Para él no lo es.

Instrucciones para armar el meccano parte de un poema que lleva el mismo título. “Este poema es la pista para todo lo que está alrededor del libro. Fue escrito hace mucho tiempo y narra una etapa muy importante de mi vida”, dice.

Entre juego y juego. Entre burla y burla. La lógica poco a poco lo llevará a darse cuenta que sólo al llegar al penúltimo poema se comenzarán a disipar las dudas. “El lector es el que debe construir el poema, no yo”, dice Harry Almela.

Esto no es nuevo. Cada persona construye la lectura a partir de su propia realidad. Por eso no se necesita tener una cultura muy extensa, pues “cada poema y cada poeta tiene el lector que se merece”, afirma. “Esto es todo. Al final el juego es más fácil de lo que se esperaba”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s