¿Quién eres? ¿De dónde vienes? ¿Hacia dónde vamos?

Prólogo al libro Del dulce mal. Antología de poesía amorosa de Venezuela

Caracas, Aguilar, Colección Llámalo amor si quieres, 2008.

deldulcemal1.jpg

Es por demás evidente que el amor es una de las cuestiones que más desasosiego ha generado en el transcurso de la desdichada y bulliciosa historia humana, y que sus tramas y maquinaciones se han expresado desde siempre en los discursos de la filosofía, del arte en general y particularmente en el de la literatura. La cultura de Occidente, de profunda raigambre griega y judeocristiana, inicia esta tradición con la pareja original, Adán y Eva, y con la búsqueda del andrógino que esboza Platón en sus diálogos, el Uno, mitad hombre y mitad mujer. De alguna manera, todos los hombres son Adán y todas las mujeres son Eva, pues siempre se anhela el retorno al Paraíso, en solitario o acompañados. De alguna manera, los seres humanos ansían ese andrógino que plantea el filósofo griego. El discurso amoroso nace precisamente en el instante de preguntarnos y preguntarle a esa otra persona, un perplejo ¿quién eres?, ¿de dónde vienes?, ¿hacia dónde vamos?

Cuando vivimos ese retorno al Paraíso y la experiencia del andrógino, en los perfectos y sufridos días del enamoramiento, el mundo se detiene, el tiempo adquiere otra intensidad, otro olor el universo, otra significación lo angustiosamente cotidiano. Luego, si los astros son favorables, la vida convertida en poema del encantamiento deriva en la prosa diaria de la convivencia. Si los astros son más favorables aún, también puede sobrevenir el alejamiento, la separación, el retorno a la densa soledad de cada día. Cada uno de esos estadios tiene su expresión en la poesía amorosa, sea por la vía de la celebración o del lamento.

El amor y su correlato, el erotismo, son temas que se enuncian en la literatura retomando diversos tópicos: el conjuro, la nostalgia, la pasión carnal, el abandono, la distancia, la ruptura. Lo que cambia entre un poema y otro (o entre un autor y otro, entre una época y otra), es la manera de decir, de contar la aventura a los demás, para que sirva de guía o de pañuelo a los sufrientes o a los complacidos en cada uno de los momentos de esta historia. La originalidad estriba en la forma de echar ese cuento eterno, en el tramado de palabras que decide el poeta a la hora de la escritura, dependiendo de la estética personal y según la tradición a la que se siente pertenecer. En las célebres Cartas al joven poeta, Rainer María Rilke asegura que el amor como asunto literario es el más difícil de todos, pues a ese espacio concurre una muy extensa y profunda tradición en todos los idiomas. También existen grandes cimas como la Divina Comedia de Dante, el Romeo y Julieta de Shakespeare y las propuestas retóricas del propio Rilke.

Esta antología pretende dar testimonio de cómo esos tópicos se han expresado en la poesía escrita en Venezuela desde comienzos del siglo XX hasta nuestros días. Es una selección que quiere mostrar, además, las distintas tendencias literarias que se han venido desarrollando en el tiempo. Da allí deviene la variedad y las tesituras de la muestra. Preferimos que sea el lector quien hable de las posibles virtudes de la selección, en la medida en que disfrute el encontrarse con el poema que le corresponda en su momento.

Como toda idea es continuación de otra, este libro extiende una tradición de antologías que ya otros han ejecutado en el país: El amor en la poesía venezolana (José Manuel Castañón, Casuz Editores, 1970); Cartas de amor (compilación de Mariano Aguirre, El Diario de Caracas, 1979); Poesía amorosa latinoamericana (Manuel Ruano, Biblioteca Ayacucho, 1994); Antología de la poesía amorosa venezolana (Jesús Salazar, Editorial La Espada Rota, 1995); Cuerpos desnudos, lechos ardientes: poesía erótica venezolana (Néstor Leal, Grijalbo, 1996) y El libro del amor: poesía amorosa universal (Rafael Arráiz Lucca, Los Libros de El Nacional, 1997).

Hemos querido que las notas acerca de los autores no sean nada académicas, en el entendido de que este libro sólo pretende mostrar antes que demostrar. Como bien lo dice para estos efectos el poeta Joseph Brodsky, el poema amoroso debería ser considerado como una de las artes aplicadas, en la medida en que el objetivo de la escritura es ganar a la muchacha. Allí se inscribe la intención principal de este libro.

El amor puede salvarnos de lo fútil y vano de la vida y de la voracidad del tiempo. Hay quienes aún creen en esa posibilidad. Por suerte, según otros, es una enfermedad que tiene remedio. Lo cierto es que un mundo lleno de enamorados permanentes sería ingobernable. El amor es de por sí subversivo, pues es capaz de unir lo que alguna vez estuvo separado y de separar lo que alguna vez estuvo unido. También exige exclusividad, transgresión y, por supuesto, el dominio de alguno de los implicados. Yo, como el resto de la humanidad, también he padecido tales delicias y pavuras. Ese tránsito ayuda a incluir aquí a autores y poemas que también me han dicho lo que quería escuchar y que me han servido de coreografía en su justo momento. En consecuencia, mi configuración amorosa espera respetuosamente que el lector pueda encontrar en alguno de estos poemas el eco de su propia intimidad y asume la responsabilidad de las posibles y visibles ausencias que de seguro habrán de notarse.

Por suerte o por desgracia, en la fechoría de esta selección no estuve solo y por ello agradezco la paciencia de los cómplices que facilitaron la elaboración de este catálogo. Sin embargo, si el lector encuentra acá algún espejo de su efusión o de su arrebato, la responsabilidad es de la poesía. Todo lo demás, es decir, los errores, son absolutamente nuestros.

Harry Almela

Poetas presentes en la antología:

Arnaldo Acosta Bello

Lázaro Álvarez

María Auxiliadora Álvarez

Luis Alberto Angulo

Edmundo Aray

Francisco Arévalo

Edda Armas

Rafael Arráiz Lucca

Enriqueta Arvelo Larriva

Alberto Arvelo Torrealba

Dionisio Aymará

Alberto Barrera Tyszka

Igor Barreto

José Barroeta

Andrés Eloy Blanco

Carlos Borges

Rosol Botello

Rafael Cadenas

María Calcaño

Juan Calzadilla

Rafael Castillo Zapata

Alfredo Chacón

Sonia Chocrón

José Gregorio Correa

Luis Alberto Crespo

José Antonio Escalona Escalona

María Antonieta Flores

Lydda Franco Farías

Luis García Morales

Vicente Gerbasi

Adriana Gibbs

Jacqueline Goldberg

Sonia González

Carlos Gottberg

Ida Gramcko

Arturo Gutiérrez Plaza

Félix Guzmán

José Ramón Heredia

Alberto Hernández

Freddy Hernández Álvarez

Alfredo Herrera

Rubenángel Hurtado

Luis Miguel Isava

Miguel James

Martha Kornblith

Dario Lancini

Carmen Isabel Maracara

Joaquín Marta Sosa

Francisco Massiani

José Ramón Medina

Julio Miranda

Javier Lasarte

María Luisa Lázzaro

José Lira Sosa

Juan Liscano

Luis Beltrán Mago

Eugenio Montejo

Enrique Moya

Enrique Mujica

Aquiles Nazoa

Alejandro Oliveros

Cecilia Ortiz

Hanni Ossott

William Osuna

Caupolicán Ovalles

Leonardo Padrón

Antonia Palacios

Ramón Palomares

Yolanda Pantin

Luis Pastori

Fernando Paz Castillo

Gustavo Pereira

Luis Enrique Pérez Oramas

Beverly Pérez Rego

Blas Perozo Naveda

José Gustavo Portella

José Pulido

José Antonio Ramos Sucre

Eleonora Requena

Armando Rojas Guardia

Alejandro Salas

Cruz Salmerón Acosta

Juan Sánchez Peláez

Elizabeth Schön

Lourdes Sifontes Grecco

Ludovico Silva

Blanca Strepponi

Guillermo Sucre

Vasco Szinetar

Ana Enriqueta Terán

Alicia Torres

Teófilo Tortolero

Antonio Trujillo

Víctor Valera Mora

Reina Varela

Mharía Vázquez

Lucila Velásquez

Elena Vera

Miyó Vestrini

Edgar Vidaurre

Eduardo Zambrano Colmenares

Hernán Zamora

Una respuesta a “¿Quién eres? ¿De dónde vienes? ¿Hacia dónde vamos?

  1. Y toda esa basura poètica ¿es reciclable? ¿O se la comen ustedes?
    Porque son muy, muy poquitos los realmente poetas en los que ahì se nombran…
    ¡Muchachos, la envidia es muy mala consejera! ¡Deben aprender de los
    maestros!….
    Elsa Pandovani (Italia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s