Amar es comenzar desnudo

Entrevista, Luis Alberto Crespo.

Vía del conocimiento es la poesía. Trabajo de talla es. Tanto, que se extreman a veces el golpe del hacer, el filo del cuchillo. Paul Celan supo de esa insistencia, arriesgo el no decir. Se privó eligiendo la mudez. Así dio de si la palabra oscura: “quien dice oscuro dice verdad”, escribió en mitad del grito.

Yo he visto a Harry Almela trabajar en esa labor de talladura. ¿Cuanto hace de tal labor desértica? Fuimos juntos a un encuentro de lectura colectiva y de gente ansiosa de explicar lo imposible que es la emoción poética. Harry Almela leía una poesía explícita, no se si demasiado confiada en la motivación y en el lenguaje visualmente memorioso. Eran poemas con mucha tierra en medio, mucho espacio, real. Y nos fuimos: nos separamos enlazados ‑insiste Celan- y al regreso Harry Almela comenzó a decir una poesía más silenciosa, de la que yo privilegio a Muro en lo blanco, sin descuidar para nada a sus Cantigas. Tallaba lo dicho con suavidad, sin que se estropeara el remate: gusto del blanco, de la pausa, la frase dejada en el aire, como que practicaba de ese modo la experiencia poética entendida en su duración de camino, que no llega, pero que promete el irnos el alejarnos de lo demasiado evidente.

A estas horas de su quehacer depurado, Harry Almela oye su voz, una voz que proviene de la vivencia con lo amado ‑su goce y su ausencia‑, borrando toda semejanza del y el yo, persiguiendo la realizaci0n del uno en el sentimiento amoroso, con el que existe para sentir el todo ‑el aquí cotidiano, el aquí sin lugar- habitando la tierra posible, la que no limita, no nos sitúa, porque se ha vuelto espacio presentido.

Paul Celan ha suscitado en Harry Almela ‑lo decimos por puro presentimiento‑ esa conducta con lo amado en el decir ‑acaso es su verdadera elocuencia. No en vano en el umbral de su mas reciente libro, Frágil en el alba (Monte Ávila Editores Latinoamericana, Caracas, 1993), leemos la palabra de Celan (¿Dónde arde una palabra capaz de engendrarnos a los dos? Tú, total, completamente real. yo, todo quimera) como augurio de la lectura que habra de seguir.

‑¿Cómo llega, Harry Almela, esa voz única esa motivación de lo indistinto, lo uno, en tu vivencia de Frágil en el alba?
‑Es el amor como iniciación espiritual, como despojo, como aprendizaje interior. Es tambien asumir una actitud rilkeana ante el amor.

‑¿Puedo decir que tu lenguaje poético llega a su forma espiritualizada ‑porque insiste en ser blanca, rodeada de espacios y mudez, descarnada‑ a través de esa vivencia del amor, el amor sin opuestos, unidos en lo indistinto?
‑Quiero intentar en la palabra y sólo en la palabra, la contradicción entre el sentido y el deseo de pertenencia y la libertad. Hay una frase, que no recuerdo de quién es, que dice: soy tu amante, soy tu enemigo.

‑¿La ausencia crea un cuerpo amado que tú sólo tocas con la escritura?
‑Si. Hay una presencia real de mujer que se va transfigurando en la imagen que tú construyes.

‑¿Y la forma, la escritura, es la que has elegido para tocar así lo amado o es una forma constante de tu decir actual, el del Harry Almela que proviene de Muro en lo blanco, por ejemplo?
‑En este libro si la voz desea hablar sobre lo descarnado, desde la experiencia de la desnudez, no puede sino ser una palabra ascética, sustantiva. Preparo un libro ‑ya está listo‑ donde la forma poemática es otra, porque la intencion de esa voz es mas reflexiva.

‑¿Sólo lo que es amado, lo amado, en el decir de tu libro, exige parquedad, pobreza. ¿Por qué?
‑La cercanía que hay entre este libro y Muro en lo blanco es que la infancia y el amor, para mi, no son temas celebratorios. Ambas instancias son exigentes para la espiritualidad. Son momentos iniciaticos. Y lo iniciático exige silencio, exige la presencia de lo sustantivo en detrimento de lo adjetivo. En fin de cuentas, esto es importantisimo para mi, el ser y el estar son cualidades intrínsecas al ser.

‑En tu libro, lo biográfico si me permites la expresión, se adivina al sesgo, pero uno presiente un tiempo de vida, la adolescencia ¿Es Frágil en el alba una motivación de esa etapa existencial, esto es, la del despertar a la ausencia, a ese deseo que permanece como deseo y que sobrepasa al otro, al amado o deseado?
‑Si, y quiero volver a Rilke. Él declara que el amor adolescente es el más fogoso, el que más desperdicia el cuerpo, sin tomar en cuenta que el amor exige respuestas no convencionales, que es el gran reto del ser para trascender desde su propia materialidad.

‑¿Fue necesaria la vivencia de Cantigas para llegar Frágil en el alba?
‑Sí, porque en Cantigas es la voz de una adolescente que se inicia en el erotismo. En cambio, aqui ya es un diálogo en ausencia.

‑Amar es comenzar desnudo. ¿Por qué?
‑Es preciso llegar a la experiencia sin vestidos, sin máscaras. Sólo así se puede intentar un encuentro verdadero, si es que se logra. El asunto es que sólo se logra en la palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s